Caprica
Rincón donde hablo sobre las cosas que me interesan: tecnología, ciencia, software libre, ciencia ficción, fantasía y frikadas varias.

Mi twitter

carlos.mestre at gmail dot com

Archivos

<Octubre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
29 30 31        
Inicio > Historias > Sobre Ciorán, Camus y demás

Sobre Ciorán, Camus y demás

La experiencia de leer a Ciorán es demoledora. Cada frase es una densa coleción de penumbras, compendios de la desesperación. Aunque otros autores como Camus son más sutiles y por esto mismo, más devastadores, Ciorán es un maestro en no dejar respirar a nuestro espíritu.

Volviendo a Camus, en su obra, El mito de Sísifo, nos muestra al protagonista condenado a empujar una roca hasta lo alto de una montaña para que nada más conseguir su objetivo, caiga rodando por la otra ladera, es un claro refljeo de la absurdida de la existencia humana. Al final de la obra nos invita a sonreír al destino de Sísifo, parece que no encuentra otra salida sino sonreír en esa adversidad.

Creo que después todos los años de desdicha puedo reconocer esa sonrisa. Es una sonrisa que acepta apaciblemente la absurdidad. No acarrea deseo alguno, ni anhelos ni ningún tipo de depresión. Aunque no puedo negar mi poco conocimiento sobre el budismo, enlazo este tipo de actitud a lo que se conoce como la sonrisa del buda, un estado de aceptación total al que no nos agarramos a la felicidad o la desdicha, no existe deseo. Imaginar a Sísifo empujar la roca hacia lo alto de la montaña sin expectativas, sin deseo por finalizar su ardua tarea o con odio hacia sus captores, me hace sentir que su destino no puede ser tan horrendo.

En mi caso cada mañana me esperan unos minutos de paseo hasta llegar al trabajo, cada día la misma senda, cada día el mismo y, a la vez, distinto yo. En ese momento no tengo prisa, ni preocupaciones, mi único propósito es llegar, no pienso en mis tareas y tampoco pongo esperanzas en los acontecimiento que han de venir. Son esos minutos los únicos mágicos que tengo cada día, pero son los mismos día tras día.



Share |

2010-08-15 14:55 | | 1 Comentarios | Enlace permanente

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://caprica.blogalia.com//trackbacks/67530

Comentarios

1
De: Pilar Martin Concepción Fecha: 2010-08-27 18:08

Yo todavía no he empezado con él, pero ahora que te leo me entra prisa.

Ahora entiendo por qué decías que parecía budista... Pues conseguir ese estado lleva su tiempo. Yo que siempre he sido una arrebatada de la vida todavía no he aprendido a aceptar... y ya debería, ya.



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.166.203.76 (55d08247b9)
Comentario